TINTORERIAS

Estrenamos mes y categoría y lo hacemos con… las TINTORERIAS!!

Esos tipos de establecimientos, que a muchos les ha supuesto algún que otro disgusto debido a no estar conforme con el resultado que esperaba después de dejar allí algún tipo de prenda la cual pensaba que iba a recoger perfecta.

En este post os vamos a enseñar  el funcionamiento de estas, así como los distintos casos que se nos pueden plantear. A eliminar dudas!!

La tintorería, una vez que recibe una prenda expide  un resguardo por duplicado. Tiene que entregarnos el original y ella quedarse con una copia. En este resguardo, debe de aparecer  la siguiente información:

  • Los datos de identificación tanto de la empresa como del cliente (nuestros).
  • Cantidad y características de las prendas.
  • Fecha de recepción de la prenda, así como también la fecha que se prevé que estará lista.
  • El tipo de servicio que se le va a aplicar a la prenda o prendas, el precio individual y el precio total.
  • En el supuesto de que se pacte entrega a domicilio, se tiene que hacer constar.
  • Sello o firma de la tintorería.

Podremos pactar de mutuo acuerdo con la tintorería, una valoración previa de los artículos que hemos llevado para que nos los limpien, por si se diera el caso de extravío o deterioro de las mismas, que nos sirva a efectos de indemnización.

A la hora de ir a recoger la prenda es necesario presentar el resguardo que nos dan inicialmente al dejarla. Este resguardo nos lo deberán devolver otra vez, una vez abonada la cantidad requerida, indicando en este que ya ha pagado por la prestación del servicio. (Acordaros siempre de conservarlo, ya que es el justificante que tenemos por si tuviéramos que poner alguna reclamación).  Si por algún casual se  perdiera el resguardo, está más que claro que para poder retirar la prenda de la tienda, la persona que  está atendiendo tendrá que quedarse con algo que demuestre que ese artículo ha sido entregado. Para ello se tiene que entregar el DNI de la persona que aparezca en el resguardo, se le hace copia y se firma para que en la tintorería conste como que ya se ha recogido el artículo.

Puede que se dé el caso de que vayamos  a recoger  la prenda  (imaginaros que ha sido esa camisa que estrenamos la noche del 31 de diciembre y el cuñad@ ha manchado de vino con la incógnita de saber si ha sido intencionadamente o no)  a la tintorería y para que crezca el cabreo, esta ha desaparecido por arte de magia, en el establecimiento no dan con ella, vamos que la han extraviado!!  En este caso, la empresa responsable deberá abonarnos en concepto de indemnización la cantidad de dinero que venga fijada por estos casos en el resguardo.  Si no se hubiera especificado tal importe, la indemnización deberá exigirse por los medios legalmente previstos. Hay que tener en cuenta que una prenda se considera perdida, cuando una vez solicitada por el cliente no sea devuelta por la tintorería en un plazo de 30 días, a partir de la fecha prevista de la entrega.

Puede pasar que algún  cliente vaya de listillo y considere que tiene un máster en tejidos, pidiendo algún tipo de tratamiento que no sea adecuado al tipo de prenda que ha llevado a la tintorería, siendo ese tratamiento desaconsejado por la persona que lo atiende; en este caso, esa información debe de aparecer en el resguardo para que no exista responsabilidad por parte del establecimiento. Por otro lado, la tintorería puede especificar en el resguardo información acerca del estado de la prenda que se ha dejado en el establecimiento.

Cuando un consumidor solicita este servicio y el resultado no es el esperado, por ejemplo, si hemos llevado una chaqueta a la tintorería y la devuelven sucia, es decir, la limpieza ha sido defectuosa, sin especificar en el resguardo esa posibilidad, el cliente  podrá exigir que se lo vuelvan hacer de nuevo sin pagar por ello o que le devuelvan el dinero e irse a otro establecimiento y a aparte de esas dos opciones podrá libremente reclamar por el mal servicio prestado.

Recordar que disponéis de un plazo máximo de 3 meses para retirar las prendas del establecimiento; en el momento en que pase ese periodo de tiempo, el establecimiento podrá cobrar un suplemento en concepto de conservación o guardarropa por no haberlas retirado, siempre que esa cantidad aparezca en la hoja informativa por los supuestos de servicio a domicilio  o en un lugar visible al público para que el consumidor cuente con esa información.

Qué os limpien las prendas, no vuestros derechos!!


Síguenos en Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR