LAS INSTRUCCIONES DE LOS JUGUETES. ¿LAS LEES?

  • 0

LAS INSTRUCCIONES DE LOS JUGUETES. ¿LAS LEES?

Con la carta enviada a los Reyes Magos y a la espera de que acierten  con lo que se ha pedido, os vamos a recordar que no basta con esperar  a que abran los regalos  para ver esas caras de ilusión al ver los juguetes y…venga a jugar!!

En post anteriores os hemos hablado  de que es lo que se tiene que tener en cuenta a la hora de  elegir bien un juguete y en este post, una vez elegido el juguete adecuado, os vamos a hacer una clasificación acerca de los juguetes y sus instrucciones de uso.

Los juguetes deberán ir acompañados de indicaciones claramente legibles, las cuales permiten reducir los riesgos que entrañe su uso, ya que los hemos comprado pero no tenemos porque saber cuál es su uso correcto, así que vamos a ello!!

  • Juguetes no destinados a niños menores de 36 meses.

elblogdelconsumidor_juguetes

 

Figurará la advertencia “No es conveniente para niños menores de 36 meses” o “No es conveniente para niños menores de 3 años”. Ambas descripciones valen, pero no son suficientes; estas, deben de ir acompañadas de  por qué suponen un riesgo, el cual motiva esa exclusión.  (Por  ejemplo: “No es conveniente para niños menores de 36 meses” por contener piezas pequeñas que pueden causar asfixia).   Este símbolo es falsificado con frecuencia, aprovechándose, como diría el refrán,  de “oír campanas y no saber dónde”. De ahí, que el consumidor, le suene, lo haya visto, pero en realidad no lo sabe identificar bien; encontrándonos falsificaciones en las que aparece la imagen, pero no explica el porqué del riesgo, o aparezca -18 en vez de 36 meses o 3 años, e incluso la diagonal que divide la circunferencia aparezca en negro.

  • Toboganes, columpios en suspensión y juguetes análogos montados sobre soportes.

Aunque la persona que lo vaya a montar pasara todos los casting para el programa de bricomania por manitas, es necesario leer las instrucciones; ya que en ellas, aparte de la información  sobre la forma de montarlos, se indicará la necesidad de efectuar controles y revisiones periódicas de las partes más importantes de este,  que de no efectuar los controles,  el juguete podría presentar riesgos de caídas o vuelcos. El fabricante puede producir por ejemplo 4.000 columpios, no es lo mismo que se instale  en Almería a que se instale  en Galicia, las condiciones meteorológicas pueden influir en cuerdas, materiales…Recordar hacerles la revisión, así podréis evitar algún chichón de más, visitar al dentista…

  • Juguetes funcionales.

 Son aquellos que emulan actividades cotidianas del día a día. Los niños son esponjas y le gusta imitar todo lo que ven de los mayores. Por ejemplo; las tablas de planchar, planchas,  etc. Tienen las mismas funciones que aparatos destinados a adultos y son a menudo un modelo a escala reducida. Estos juguetes Llevarán la advertencia “Atención, utilícese bajo la vigilancia de adultos”. Se indicará como funciona, las precauciones que debe adoptar el usuario, los riesgos si no adopta las precauciones, y que debe mantenerse fuera del alcance de los niños de muy corta edad.

  • Juguetes químicos y juguetes que contienen sustancias peligrosas.

En esta categoría se encuadran los juguetes de alfarería, fotografía… En la caja o en  el envase donde vayan envueltos debe de aparecer: “Atención, únicamente para niños mayores de diez años.  Utilícese bajo la vigilancia de los adultos”.

Aparte de esto, debe de venir también  las precauciones que se deben adoptar para evitar los riesgos que se pueden presentar, así como los primeros auxilios que deban de administrase en caso de accidente grave provocado por el juguete, así como que este debe de mantenerse fuera del alcance de niños de muy corte edad.

(Es importante tener en cuenta lo de mantener este tipo de juguetes fuera del alcance de los menores de edad, ya que se podría dar el caso que se comprara el juguete acorde a la edad del niño/a que lo pidió y que este tuviera un hermano/a más pequeño, que en un descuido le llamara la atención algún botecito y se lo bebiera, nos empezaría a doler la cabeza. Por eso también es importante que los juguetes no sean falsos, ya que de esa manera no podríamos saber los componentes químicos  que el niño a ingerido, sin saber cuáles serian los primeros auxilios).

  • Patines y patinetes.

Estos no hacen falta identificarlos, a simple vista sabemos cuáles son.  Lo que no tenemos tan claro es saber usarlos adecuadamente, ya que a veces te encuentras niños usando patines en sitios donde hay aglomeraciones de personas (por ejemplo un paseo marítimo) las cuales pueden hacer que los peques se choquen con unos y otros, pierdan el equilibrio y terminen en el suelo, o incluso algún que otro comentario de la mami o del papi diciendo: “esos son los terceros pantalones que le compro, voy a tener que comprarle unas rodilleras”.

Si le hubiéramos dedicado un par de minutos al etiquetado nos hubiéramos percatado que lleva una inscripción la cual dice: “Atención, utilícese con equipo de protección”. En este también vendrán las instrucciones de uso y las indicaciones acerca del equipo recomendado: cascos, guantes, rodilleras, cadenas, etc.

Algunas marcas de juguetes vienen ya con el kit integrado, si no es así ya sabéis, no hay nada como la protección para evitar cualquier riesgo.

  • Juegos náuticos.

Los juegos náuticos se suelen regalar y utilizar más bien cuando el Lorenzo aprieta y no en esta época en la que se suele matar por una bufanda. No obstante es muy importante tenerlos en  cuenta, ya que en la época estival suelen dar algún que otro susto o dolor de cabeza a los mayores,  por no prestarle atención a su etiquetado y pensar por ejemplo  que unos manguitos actúan como salvavidas. Estos,  llevarán la inscripción “Atención. Utilizar solo en aguas donde el niño pueda permanecer de pie y bajo vigilancia”.

  • Juguetes eléctricos.

Los juguetes eléctricos no podrán superar los 24 voltios, si lo hacen ya no se considerarían juguetes,  serían un peligro más que un juego. Las partes de los juguetes en contacto o que puedan entrar en contacto con una fuente de electricidad capaz de provocar una descarga eléctrica, así como cables u otros conductores por los que se lleve la electricidad a tales partes, deberán estar suficientemente aislados y protegidos mecánicamente para evitar riesgo de descarga.

Los destinados a montarse en ellos como las minimotos o los minicoches eléctricos, deben de estar dotados de asiento y, para reducir el riesgo de lesiones, tener una velocidad máxima en función de la edad de los peques:

  • 6Km/h u 8,2km/h cuando vayan destinados a niños de más de 3 años y menos de  6 años. Si el juguete puede alanzar los 8,2km/h, debe tener un dispositivo con dos posiciones que permita regular la velocidad del vehículo y que únicamente pueda manipularse  por un adulto con ayuda de una herramienta.
  • 16km/h si están destinados a niños mayores de 6 años.

Una vez que tenemos claro que las instrucciones de los juguetes también se leen,  desde elblogdelconsumidor.com OS DESEAMOS QUE SUS  MAJESTADES OS TRATEN COMO REYES!!

 

 


Leave a Reply

Síguenos en Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR