El Etiquetado: El DNI de los alimentos.

  • 0

El Etiquetado: El DNI de los alimentos.

Atrás quedaron esos desayunos o meriendas de torrijas, pestiños, roscos…pero algunos están llevando la penitencia de haber disfrutado en exceso de pecar repetidas veces. Aprovechando estos cargos de conciencia, y que las temperaturas están poniendo de su parte para ir quitándonos capas de ropa, el blogdelconsumidor.com va a aprovechar que muchos de los consumidores quieren ponerse a punto para el veranito, y os vamos a hablar del etiquetado de los alimentos.  Cojamos el DNI de los alimentos que compramos y hagámosles  un estudio.

Para ello, hacemos una clara diferenciación entre productos envasados y los no envasados. En este post nos vamos a centrar en los envasados, dejando para otra ocasión los que los consumidores suelen llamar  productos a granel o al peso,  así como la venta a distancia de estos.

Centrándonos en los productos envasados, lo primero que tenemos que hacer es distinguir entre información obligatoria e información voluntaria. La información obligatoria es aquella que nos va a dar los datos reales del alimento. Esta información normalmente suelen aparecer en los lugares menos visibles del envase, dejándole ese puesto  a los reclamos comerciales; es decir, a la información voluntaria; ya que esta,  NO aporta información relevante sobre el producto, pero ayuda a vender los productos de las compañías  que es de lo que se trata. ¿Quién de vosotros no se ha dejado seducir alguna vez por una marca determinada al elegir un producto alimentario? O por esas frases de salud o avales de alguna asociación médica; bueno, y que decir si aparece que ha ganado algún premio, entonces ya no vemos la hora de hacernos con el mejor producto, pues… a dejar  todo eso a un lado.

Desde el blogdelconsumidor.com os aconsejamos que os olvidéis de la información voluntaria y os centréis en la obligatoria, ya que aquí se podría aplicar el refrán de “las apariencias engañan”, así que ya sabéis, que la vieja del visillo no os haga sombra!!  Vamos  a ponernos cotillas y a indagar sobre el producto a través de su etiqueta, al lio!!

Vamos a utilizar unas imágenes  del etiquetado de una caja de cereales para que sea más explicativo el post. Son 10 los puntos a tener en cuenta en el etiquetado, ya que son los que recogen la información obligatoria del producto;  estos, deben de venir en castellano, ser legibles y claros:

  1. Denominación: Nos indica qué es lo que estamos comprando. Debe de incluir la denominación legal del producto, y si esta no existe, se utiliza la denominación  habitual o descriptiva.
  2. Ingredientes: Estos, aparecen en orden decreciente en función de la cantidad que esté presente en el producto, es decir, el primer ingrediente que aparezca es el que más cantidad posee el producto. Si observamos la imagen de la caja de cereales,  aparece: arroz (46%), trigo integral (37%), azúcar, cebada (5%), harina de malta de cebada (3,5%)…  el mayor componente es el arroz ya que es el primero que aparece. En este ejemplo aparece  su porcentaje porque en la publicidad viene destacado con una frase (también puede venir con un dibujo).

    Fuente: elblogdelconsumidor

La lista de ingredientes es obligatoria excepto en algunos productos, como por ejemplo los productos que proceden de un solo ingrediente; frutas, hortalizas y patatas sin manipular; vinagres de fermentación sin otros ingredientes añadidos; queso, mantequilla, leche y nata fermentada sin ingredientes añadidos en el proceso; bebidas que tengan más de 1,2% en volumen de alcohol.

Si en la lista de ingredientes aparecen grasas vegetales, es obligatorio especificar de qué tipo son, recordad que las de aceite de palma y coco son las menos saludables!!

  1. Alérgenos: Sustancias que pueden causar alergias o intolerancias. En nuestro ejemplo dice que puede contener leche y que se le preste atención a los ingredientes en negrita.
  2. Cantidad neta: Dependerá del tipo de producto que sea, si son productos líquidos (por ejemplo zumos, leche etc.) Nos aparecerá la cantidad neta en litros, centilitros o mililitros; y si se trata de productos sólidos (por ejemplo galletas, arroz etc.) aparecerán en kilos o gramos.

Ojito con esto, que las compañías son muy hábiles y suelen jugar con la apariencia de los envases, de ahí a tener en cuenta  la cantidad neta del envase, ya que, en lo que normalmente  se fija el consumidor  a la hora de elegir un producto es en el precio, y muchas veces suele caer en el error de comparar precios eligiendo en base a eso, escogiendo el producto más barato sin observar si la comparación que ha hecho al descartar el otro artículo tenía la misma cantidad neta,  ya que muchas veces los envases suelen engañarnos a la vista pensando que llevan más cantidad por el tipo de envase, nos venimos arriba cuando estamos acostumbrados a comprar un determinado producto que sabemos cuál es su precio y  al comprobar que este  es menor nos emocionamos,  sin ver si mantiene la misma cantidad cuando verdaderamente no es así.

  1. Fecha de caducidad o consumo preferente:

Cuando el consumo es  preferente, aparece en la etiqueta como: “Consumir preferentemente antes de…”. En este caso,  si se pasa la fecha,  el producto pierde calidad, pero no es un riesgo para la salud.

Si en la etiqueta aparece “Caduca…” ese producto no debe consumirse pasado la fecha que venga, ya que puede ser un riesgo para la salud.

Fuente: elbolgdelconsumidor.com

  1. Modo de empleo y conservación: Tenerlo en cuenta, ya que de ello depende la seguridad del alimento y el que no presente riesgos para la salud. Son obligatorias si son necesarias para hacer un  adecuado uso o conservación del alimento, ya que si no seguimos las indicaciones del fabricante a la hora de preparar algún producto puede que se estropee;  porque no es lo mismo por ejemplo  hacer un alimento  en el horno, en el microondas…así que a leer las instrucciones y olvidaros del yo creía y del  yo pensaba que…

    Fuente: elblogdelconsumidor.com

  2. Información nutricional: Esta suele aparecer en el lateral del envase en forma de tabla donde se recogen el valor energético que ese producto nos aporta (en kilojulios o kilocalorías), la cantidad de grasas, de proteínas, de hidratos de carbono, de sal, de azúcares, y de  vitaminas y minerales. A veces como en la imagen de nuestro ejemplo la tabla está dividida en dos partes; por un lado la información nutricional que nos aporta por 100g/100ml y por otro lado la información nutricional por ración. Es aconsejable centrarse en la información nutricional  de 100g/100ml que en la de los gramos.

    Fuente: elblogdelconsumidor.com

     

  3. Empresa: Nombre, razón y dirección de la empresa. Por si en un casual tuviéramos que ponernos en contacto por alguna razón. A veces, muchos artículos de alimentación  incorporan en su etiquetado un teléfono  de atención al consumidor por si se le quiere hacer algún tipo de consulta como aparece en nuestro ejemplo.

9. País de Origen: Es obligatorio en algunas     circunstancias. En las carnes envasadas de aves de   corral, porcino, ovino y caprino es obligatorio facilitar la procedencia de este.

Si en el etiquetado aparece: “Lugar de envasado” eso lo único que nos indica es dónde ese producto  ha sido  envasado,  pero NO que ese lugar sea el origen de sus ingredientes y tampoco que se haya producido en ese lugar.

En este caso el origen importa; por ejemplo no es lo mismo que compremos una lata de atún y que sea del norte  de España o que sea de Cavo Verde, Pacífico… así que ya sabéis a saber el lugar de procedencia (de ahí a que el precio varíe  un producto a otro, no solo influye el marketing).

  1. Alcohol: Aparece con “% vol.” en todas aquellas bebidas que tengan más de un 1,2% de Alcohol.

Por último, tenemos que tener en cuenta que en el etiquetado de bebidas si estas contienen más de 150 mg/l de cafeína debe de aparecer en este: “Alto contenido en cafeína” y “no recomendado para niños, ni mujeres embarazadas o en lactancia”.

Recordad prescindir de los elementos más llamativos de la etiqueta y leer la información obligatoria de esta!!

 


Leave a Reply

Síguenos en Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR